Soberia, La adoracion de Si Mismo www.axley.org   

 
Soberia, La adoracion  
de Si Mismo

Por
Buddy Axley

Algunas de las citas bíblicas son traducciones literales o traducidas literalmente de la versión de la Biblia
 Ampliada (Amplificada) en Inglés.


Prefacio

La soberbia es una fuerza espiritual.  Es una fuerza maligna (diabólica) sobrenatural que nació de satanás, el diablo, el enemigo de la creación de Dios:  El hombre.  Aún hasta este momento la soberbia ha seguido su curso a través de la existencia del hombre y es la causante de la desgracia más grande (caída) y la que origina problemas para los seres humano.

El hombre junto con los ángeles fueron creados por Dios para tener comunión con El y adorar a su Creador.  Pueden ver fácilmente por qué la adoración de sí mismo es una perversión de la santa voluntad de Dios.

Mucha gente puede reconocer la soberbia exteriorizada y la rebelión de lucifer (satanás) lo que causó su caída (Isaías 14:12) pero ignoran en sus propias vidas esa misma fuerza o control espiritual.  La Biblia dice, “La soberbia precede a la destrucción.” (Proverbios 16:18 Amp.) y por esta razón “Dios resiste a los soberbios.” (Santiago 4:6, 1 Pedro 5:5).

Dios tiene un plan para el hombre.  A El no le gusta ver la destrucción de Su creación; sin embargo, El no irá en contra de Su Santa Palabra.  Proverbios 16;5 (Amp.) dice: “Todo soberbio y arrogante en el corazón causa disgusto, es ofensivo y sumamente ofensivo al Señor.  Le aseguro - Lo juro - no saldrá sin castigo.”

Ya sea que se considere a sí mismo Cristiano (un creyente en Jesucristo como su Salvador y Señor) o no se considere creyente en este mismo sentido, espero que pueda ver cual es el objetivo de Dios, del amor, la misericordia y la gracia del Padre Celestial.  El desea que sea LIBRE de la soberbia. ¡Aleluya!


Introducción

El propósito de estos escritos es advertirles del peligro destructivo al que nos lleva esta fuerza fatal de la soberbia (orgullo, altivez) y darles la solución divina contra este instrumente del diablo.

Los espíritus de soberbia y rebeldía trabajan juntos (mano a mano).  Por esta razón me gustaría que consideraran el hecho de que la soberbia (adoración de sí mismo) precede aún a la rebelión, como está escrito en la Biblia en el instante de la caída de lucifer (satanás).  Vemos en Isaías 14:12 un relato sobre la caída de satanás.  El Señor se refiere nuevamente a este evento en Lucas 10:18: “Y les dijo: Yo veía satanás caer del cielo como un rayo.”  ¿Qué pensó e hizo satanás antes de cometer este error fatal?  Isaías 14:13-14: “Tú (satanás) que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentar,…y seré semejante al Altísimo.”  Dirán ustedes: cuanta necedad de aquel que fue una bella creación, un arcángel del Señor Dios.  El (satanás) fue sin embargo el autor de la soberbia (adoración de sí mismo) cuyo resultado fue rebelión y caída.  “A Jehová tu Dios temerás y reverenciarás ó servirás únicamente al Señor tu Dios y le adorarás (Deuteronomio 6:13).  “No tendrás dioses ajenos delante de Mí” (Exodo 20:3).  Este pasaje de la Biblia es uno de los mandamientos originales (primitivos) que Dios dio a Moisés.  Muchos reconocerán este mandamiento con un ¡Amen!  que sale de lo profundo del corazón, pero al mismo tiempo se exaltan a sí mismos en su trono de adoración.  Dios continúa teniendo misericordia de la gente de esta tierra.  ¡Alabado sea Su Santo Nombre!

En los capítulos siguientes verán más en detalle el significado y definición de la soberbia, sus manifestaciones y sus efectos en las vidas de la gente; y la forma de controlar y eliminar de sus vidas y de los demás, este enemigo número uno, por el poder de Dios.


La Soberbia Definida
 

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no provienen del Padre, sino del mundo.” (1 Juan 2:16).  El “dios de este siglo” que se menciona en II Corintios 4:4 en la Biblia, por supuesto, es el mismo satanás; y él quiere que la gente siga su ejemplo de soberbia.  En Génesis 3 se encuentra el primer relato de la habilidad de satanás para tentar exitosamente al hombre para que caiga en la trampa de la soberbia seguida de la rebelión.  Sería de gran beneficio que en este momento se detuviera y leyera este capítulo, si no estuviese familiarizado con su contenido.  Tome nota de lo que dice el versículo 6: “árbol era bueno para comer *(el deseo de la carne), y que era agradable a los ojos, *(el deseo de los ojos) y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría *(la vanagloria de la vida) y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” (*I Juan 2:16).  Este acto de soberbia trajo como consecuencia la caída del hombre, que le privó de la comunión con Dios, y lo colocó en un lugar donde recibió la oposición de Dios.

Les daré una lista de algunas definiciones y significados de la palabra “soberbia” dadas en el Antiguo y Nuevo Testamento de la Biblia.  También les daré una lista de las definiciones de esta palabra que se encuentran en el diccionario Webster, que como verán son sinónimos. 

En cualquier lugar que se encuentre la palabra “soberbia”, en el Antiguo Testamento, estos son los siguientes significados de dicha palabra:

En cualquier lugar que se encuentre la palabra “soberbia”, en el Antiguo Testamento, estos son los siguientes significados de dicha palabra:
a.      
Una justificación de uno mismo  de ser como es, arrogancia.
b.     
Altanero y pomposo
c.      
Triunfante y presuntuoso

En el Nuevo Testamento encontramos los siguientes significados:
a.      
Creído
b.     
Altivo y alabancioso
c.      
Auto-exaltación  

El diccionario Webster revela las siguientes definiciones:
a.      
Auto-estimación  fuera de orden, creído
b.     
Aparente auto-justificación, auto-respeto
c.      
Felicitarse uno mismo por lo que es, o por lo que uno tiene o ha hecho

NÓTESE cuantas veces se mencionan las palabras auto o uno mismo; dichas palabras las he subrayado en la lista de significados.

            Un sinónimo de soberbia:

             1.      Desdén
     a.   un sentimiento de desprecio
b.     
desdeñoso; escarnecedor
c.     
abstenerse de la presencia de alguien
d.     
rechazar a alguien
e.     
sentir despecho hacia alguien
f.       
lo opuesto de favor
2.      Alborozarse - saltar hacia arriba
3.      Altanero - (hablón, vocifera, especialmente en una manera ofensiva)
4.       Exaltar:
a.       levantar en alto o elevar
b.     
levantar en rango, poder, o carácter
c.     
hacer resaltar o intensificar la actividad de uno

A medida que vayan leyendo este escrito, me gustaría que recordaran y se refirieran a estas definiciones y significados.  Estas servirán de clave para que tengan un mayor entendimiento sobre los problemas de la soberbia.

Creo que si somos honestos con nosotros mismos, estaremos en la capacidad de identificarnos con algunas de estas condiciones en algún área de nuestra vida.

Uno puede preguntarse en este momento:  ¿Quién es usted para señalar nuestras faltas?  Puedo contestarles muy sinceramente.  Soy una persona que como ustedes ha sufrido grandes aflicciones y angustias por haberse encontrado bajo el control de este espíritu maligno llamado SOBERBIA.  Tengo compasión de ustedes, mis amigos (hermanos), que podrían estar posiblemente bajo el control de la soberbia en este momento, por esa razón deseo compartir estos pensamientos con ustedes como un medio para un fin.  ¿Cuál es ese fin?  Es que sean libres de ese poder demoníaco, destructor de la vida, en el Nombre de Jesús.  Jesucristo dice en Juan 10:10:  “El ladrón (satanás) no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo (Jesús) he venido para que ustedes tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.


Las Manifestaciones de la Soberbia  

En este capítulo, ahora que ya comprenden más el significado de la soberbia, espero ayudar para hacerles ver la fealdad de ella al ser manifestada.  La soberbia tiene muchas manifestaciones, las cuales no son tan obvias a primera instancia, sin embargo nos dejan de ser muy dañinas.  Ojalá puedan entender este punto.  NO SOY UN EXPERTO;  soy únicamente un siervo de Dios cuya intención es exponer estas realidades delante de ustedes para su consideración.  Espero que mediten en ellas muy de cerca y seriamente.  ¡Amén! 


La Soberbia en la Gente del Mundo

La soberbia en la humanidad tiene como propósito en sí mismo hacer sentir al hombre independiente.  Lo ha hecho sentirse auto-suficiente, dependiendo sólo momentáneamente de otros como un medio para beneficiarse o adquirir ganancia.  Hay un dicho mundano que dice “El o ella es un hombre o una mujer auto-didacta”.  Esta imagen de uno mismo es creada y alimentada por la soberbia.  Siempre que el ego está siendo alimentado y se infla la dignidad del ego y sigue creciendo; la persona se irá tornando más egocéntrica.  ¿Recuerdan ustedes el pasaje de la Biblia que mencionamos anteriormente que dice? “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída, la altivez de espíritu” (Proverbios 16:18).  Cuántas veces hemos visto que el diablo infla a alguien de tal manera que lo lleva al punto de auto-engaño y después intenta destruirlo?  Este círculo vicioso lo he observado una y otra vez. Es muy triste ver esto, que a menudo termina en una gran tragedia.

Si se mencionara la soberbia en una conversación, la mayor parte de la gente naturalmente lo relacionaría con una persona alabanciosa de sí misma, arrogante, que vocifera, que se exalta a sí misma y que confía en sí misma; una persona que no tiene consideración de los que le rodean.  Esta es una observación correcta; sin embargo, no es el límite del efecto de la soberbia en la gente.  Hay una fuerza arrolladora que lo empuja a querer ser levantado o elevado en poder, prestigio o en posición.  Esto también resulta en una actitud de, como dice el mundo, “darse una palmadita en la espalda” o en otras palabras congratularse (o felicitarse) a sí mismo por sus propios logros o reputación.  También en esto está involucrada una actitud de engreimiento o de suntuosidad, que demanda reconocimiento de aquellos que se asocian con la persona ensoberbecida.  Creo, que por ahora, ya han comenzado a ver la controlante fuerza de la soberbia (orgullo).

Además de lo que se ha dicho anteriormente, la presunción es producida por una persona que es controlada por una actitud de soberbia; esta actitud presume que aquellos que entran en contacto con un individuo que se encuentra en esta condición (o estado) de auto-exaltación - ellos igualmente comparten la excitación o entusiasmo de su altivez.  La Biblia dice: “Ciertamente la soberbia concebirá contienda…” (Proverbios 13:10).  “El altivo de ánimo suscita contienda…” (Proverbios 28:25).  A nadie le gusta la contienda; ahora vemos cual es la principal causa de contiendas, argumentos, pleitos, despechos, desprecio y aún odio.  ¿Cuál es esa cause?  ¡Por supuesto, la SOBERBIA!

¿Qué otra cosa produce la soberbia?  La soberbia demanda atención, no sólo continuamente, sino que la exige más y más.  Si esta atención no le es dada entonces el resultado será el hecho desdeñoso de “ignorar” a todos aquellos que no rindieron adoración al objeto de SOBERBIA.  Entonces comienza a suscitarse en la persona auto-exaltada una conducta tosca para refrenar todo contacto, comunicación o asociación con aquella persona que no quiere reconocer sus méritos.  Cuan triste es ver como esta fuerza llamada SOBERBIA se apodera de los seres humanos que fueron creados para vivir juntos en respeto y armonía, y los separa.

Amado lector, oiga lo que dice la Palabra de Dios.  “Escarnecedor es el nombre del soberbio y presuntuoso, que obra en la insolencia de su presunción.” (Proverbios 21:24).  Escarnecer es degradar a otros por no adorar al dios del ego.  Es el resultado automático de la soberbia.  La lengua del soberbio es un arma en las manos del diablo.  “En la boca del necio está la vara de la soberbia…”(Proverbios 14:3).  Cuanto daño pueden causar estas palabras de soberbia a otros.  “La muerte y la vida están en poder de la lengua.” (Proverbios 18:21).  Las palabras de soberbia dichas continuamente traerán muerte, no solamente al oidor sino también al que las hable.

¿Se han percatado de cuantas definiciones y significados de la palabra soberbia han sido mencionados al considerar sus manifestaciones y efectos? Les suplico se sirvan meditar sobre estos puntos. 

¡Oh, cómo se esfuerza una persona soberbia por ocupar un lugar de honor en el mundo; únicamente para ser importante o más importante!  Esta es la forma de pensar de un soberbio; pero la Biblia nos dice: “Cuando viene la soberbia viene también la deshonra.” (Proverbios 11:2) y “La soberbia del hombre le abate…” (Proverbios 29:23).

Si después de leer y meditar en estas verdades (hechos) ustedes no se sienten confortables en alguna área de soberbia en su vida, entonces me sentiré muy satisfecho.   Ven, si son víctimas de las fuerza sobrenatural diabólica de la soberbia, no tienen esperanza de liberación en sus propias fuerzas y sabiduría natural.  ¡Alabado sea Dios!  Por la GRACIA salvadora del Señor Jesucristo.  Clamen a El en este momento.  “…Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” (I Pedro 5:5; Santiago 4:6).  ¡Humílese y permita que Jesús le libre!  ¡Aleluya!


La Soberbia Entre el Cuerpo de Cristo (La Iglesia)

Los comentarios en esta sección son dirigidos a usted, EL CRISTIANO CREYENTE.  Siendo Jesucristo la Cabeza de la iglesia y al mismo tiempo el prototipo ejemplar de la humildad, lo tan opuesto de la soberbia, parece extraño que esta última pueda existir en tan gran escala en el organismo viviente llamado la iglesia.  Jesús les dice a todos los que desean ser Sus discípulos o seguidores: “Venid a mí todos los que estáis trabajados (trabajados hasta encontrarse exhaustos) y cargados, y yo os haré descansar.  Llevad me yugo sobre vosotros, aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil (bondadoso y placentero), y ligera mi carga (peso).” (Mateo 11:28-30).

Ya que traje a colación este asunto de actividades u ocupaciones, permítame explicarle que una manifestación común de la soberbia (la auto-exaltación) produce en nosotros un “aumento de la actividad natural y humana de una mismo.”  Muchos cristianos se encuentran a sí mismos fatigados (cansados) al tratar de hacer las obras de Dios, lo cual es contrario a la voluntad e instrucción del Señor de acuerdo al pasaje de la Biblia arriba mencionado.  En años recientes he escuchado una expresión en los círculos cristianos:  “Es mejor gastarse que corroerse (oxidarse)”.  ¿De qué versículo de la escritura de la Palabra de Dios viene esto?  Por supuesto, ustedes deben estar dispuestos a dar sus vidas por el Evangelio, perder sus vidas, diariamente negándose a ustedes mismos; pero Dios quiere que sean diariamente renovados, refrescados, y fortalecidos para que sean Sus vasos.

Debiera ser obvio para ustedes que hay actitudes y actividades que alimentan conceptos erróneos y el pensar que por estar más ocupados somos más espirituales es un concepto falso.  Hay una presión constante de parte del ego (soberbia, orgullo) que impulsa a la gente de Dios a alimentarse de inquietudes e impulsos vanos.  Hoy en día existe un gran engaño.  Este engaño consiste en que si uno toma diariamente una actitud de humildad, lo que puede resultar es que perdamos nuestra gran habilidad o llamamiento.  Muchos obreros cristianos se preguntan por qué se sienten vacíos en su interior después de una tan grande demostración de obras. “La soberbia del hombre le abate.” (Proverbios 29:23).  “Jehová asolará la casa de los soberbios”. (Proverbios 15:25).  Hermanos y hermanas, por favor mediten en estas verdades.

Hubo una discusión entre los discípulos de Jesús aún cuando El caminaba y ministraba aquí en la tierra.  En más de una ocasión los discípulos de Jesús se encontraron en disputa el uno con el otro.  “Entonces entraron en discusión sobre quién de ellos sería el mayor.” (Lucas 9:46).  “Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor.” (Lucas 22:24).

Asimismo en el día de hoy podemos ver esta clase de contienda entre los siervos de Dios.  ¿Recuerda la definición de la palabra auto-exaltación?  Era para levantarse o elevarse uno mismo en rango, poder o posición.  ¿Cuáles son algunos resultados de los pensamientos y acciones (obras) soberbias en ésta área?  ¿Ha pensado cual es la razón o las razones que motivan a una persona a adquirir conocimiento bíblico?  ¿Podría ser para ganar únicamente conocimiento para que éste sea reconocido por los demás?  ¿O tal vez para lograr una mejor posición o nombramiento?  “…El conocimiento envanece, (lo hace arrogante) pero el amor edifica.”  (I Corintios 8:1).  He observado a muchos cristianos quienes son soberbios, y que se jactan de pertenecer a cierta denominación, escuela bíblica o ministerio.  Nosotros nos gloriamos únicamente en Cristo Jesús, a cuya semejanza hemos sido hechos: “…el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría…” (I Corintios 1:30-31).

Emplearé la frase “soberbia espiritual”, la cual suena como una paradoja, porque sabemos que el Espíritu Santo, en un creyente, no manifiesta soberbia sino mansedumbre.  Sin embargo,  me estoy refiriendo a la propia opinión de uno en cuanto a su espiritualidad en relación a otros.  “…por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura…” (Romanos 12:3).  Esta advertencia vino de un siervo de Dios, todos lo sabemos, cuyo nombre es Pablo.  Este tenía una riqueza de conocimiento bíblico y educacional, pero decidió no usarlo como su credencial.  “…aún estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor,…y lo tengo todo por basura, para ganar a Cristo,” (Filipenses 3:8).  ¿Está usted tratando de comparar su propia imagen con la de sus hermanos creyentes?  ¿Está usted esforzándose por ser reconocido como un siervo más efectivo, eficiente o provechoso?  ¿Está usted tratando de sobresalir o de hacerse notar como un gran ministro?  Debo advertirle, amadísimo hermano, “…de dentro del corazón de los hombres salen…la soberbia,...” (Marcos 7:21-22).  “…Esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones.” (Lucas 1:51). 

Otra cosa que he observado entre los cristianos, el día de hoy, es que insisten en que los demás se conformen con ciertas doctrinas o legalismos de una secta o grupo en particular.  ¿Siente o cree usted que su grupo tiene todas las respuestas?  ¿No será esto soberbia?  “Si alguno enseña una doctrina diferente, y no se conforma a las sanas palabras de Nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe (se ha engañado a sí mismo)” (I Timoteo 6:3-4 Amp.) ¿Se está usted absteniendo de la presencia de alguna persona, evitando su compañerismo, mofándose de ella o aún despreciándola por su convicción de la pura Palabra de Dios?

Me gustaría continuar con el pasaje arriba mencionado de la Escritura (I Timoteo 6:4-5 Amp.), “…y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de los cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias (lenguaje abusivo), malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos (depravados) de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia.”  Recuerden, “El altivo de ánimo suscita contiendas,…” (Proverbios 13:10).  ¿Está usted esforzándose con sus hermanos?  ¿Qué espera ganar usted?  “Mejor es humillar el espíritu con los humildes que repartir despojos con los soberbios.” (Proverbios 16:19).  Es en la vida abundante de Jesús nuestro Señor, que logramos vivir libres de la soberbia.  ¡Gloria a Dios! 

Si usted es un cristiano joven (no solamente en edad cronológica) o un joven ministro tratando de responder al llamamiento de Dios en su vida, usted es un blanco primordial de ataque del enemigo.  Satanás vendrá contra usted con todas sus tácticas.  Algunas de estas tácticas son más notorias que otras.  Será un abierto ataque que tratará de agredir las áreas más comunes en su vida espiritual, capacidades mentales, su cuerpo físico, asuntos de familia, o necesidades materiales.  Gracias a Dios que tenemos el Nombre de Jesús y las preciosas promesas del Señor  para resistir y vencer al adversario, el diablo.  Si entonces, satanás no lo puede derrotar, él seguramente cambiará su táctica y lo llevará a la soberbia.  ¿Cual es su actitud hacia la vida cristiana?  El Señor no hace acepción de personas.  El requiere que todos Sus seguidores obedezcan Su Palabra.  ¿Está usted buscando alguna fórmula que le permita encontrar el camino para “la vida cristiana de éxito?  “El sistema religioso” ha diseñado muchas rutas alternas para usted.  ¡Tenga cuidado!  No existe ningún substituto para la sumisión a la Palabra de Dios, el Espíritu Santo, y la autoridad de la verdadera iglesia.  Muchos cristianos el día de hoy escogen ignorar los dones (en la forma de hombres piadosos) que Jesús ha dado a la iglesia para su desarrollo y madurez para que cumpla su misión en la tierra.  A muchos les gustaría escapar de ese largo pero necesario lapso de preparación y quizás escojan la ruta de la auto-promoción, o aun peor que eso, la promoción hecha por hombres del sistema religioso.

Evite encontrarse en esta posición.  No permita, por ningún punto, que la soberbia lo empuja a una situación como ésa antes de su tiempo.  “no un neófito (nuevo convertido), no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.” (I Timoteo 3:6).

¿Está usted recibiendo palabras halagadoras (lisonjeras) de otras personas por su gran “unción”?  ¡Manténgase alerta!  “Más os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos (ocasionan estorbo) en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.  Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.” (Romanos 16:17-18).  “Estos…(sus bocas) hablan…cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.” (Judas 16).  Estas palabras de la escritura fueron escritas para nosotros, los creyentes.

Usted puede preguntarse:  ¿Son  estas las únicas áreas en que la soberbia se manifiesta a sí misma o tiene un efecto sobre el Cuerpo de Cristo?  Desearía poder decir sí a esta pregunta.  El hecho es, como lo expresé anteriormente, que no soy un experto.  Estas son unas cuantas observaciones que yo quisiera que considerara.  Francamente, tan gravoso (molesto) como esto pueda ser, también veo todo lo feo que produce la soberbia lo cual se menciona en la sección que se titula “La Soberbia en la Gente del Mundo.”   Si gusta, puede repasarlo.

No importa lo que usted piense acerca de lo grave (serio) que es este asunto de la soberbia en la iglesia, pero tenga presente que ella es una abominación a Dios.  “Seis cosas abomina Jehová, y aún siete abomina su alma:  Los ojos altivos …” (Proverbios 6:16-17).  Observe aquí cual es la primera abominación a Dios, es la altivez (soberbia).  “La soberbia y la arrogancia, el mal camino (el camino pervertido) yo aborrezco, dice el Señor.” (Proverbios 8:13 Amp.).  Muchos cristianos están sintiendo en su espíritu  que estamos viviendo los últimos días.  ¿Siente usted que está viviendo en los últimos días? Escuchen nuevamente lo que dice la Palabra de Dios a la iglesia.  “También debes saber esto:  que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.  Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros (amadores del dinero), vanagloriosos, soberbios (arrogantes), blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural (sin amor), implacables (irreconciliables), calumniadores, intemperantes (sin dominio propio), crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos (irresponsables), infatuados (creídos), amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad (religión), pero negarán la eficacia de ella; a estos evita.” (II Timoteo 3:1-5 Amp.).

            Si ahora mismo se está sintiendo culpable, espero que no caiga en una de las trampas fatales de la soberbia.  ¿Cuál es esa trampa?  Es la auto-compasión.  No sienta lástima de usted mismo porque ha sido robada su gloria, ¡O Soberbia¡  El dejar  de recibir la gloria del hombre no es nada comparado con la recompensa (galardón) celestial que recibirá de su Padre.  Lea Mateo 6:2-4.  Jesús dijo:  “Gloria de los hombres no recibo…¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?” (Juan 5:41,44).  Jesús también dijo:  “El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca…”” (Juan 7:18).  “…Ni el buscar la propia gloria es gloria.” (Proverbios 25:27).  La auto-compasión es una puerta abierta al desánimo (desaliento), a la depresión, y a la desesperanza.  Usted tiene el ánimo en sí mismo; “…Cristo está en usted, la esperanza de gloria,” (Colosenses 1:27).  ¡Aleluya!

Ahora, permítame tratar con la manifestación de la justificación.  La palabra justificación tal como  la conoce como cristiano, significa: (A) ser hecho justo delante de Dios a través de nuestro Señor Jesucristo; (B) ser liberado de culpa, libertado o vindicado.  Alabado sea Dios  por este precioso regalo (beneficio) que el Señor nos ha dado por gracia a través de la fe que es en Cristo Jesús.  No me estoy refiriendo a esta forma de justificación, sino más bien a la forma distorsionada (pervertida) de auto-justificación la cual es la manifestación de la soberbia de la que hablo ahora.  Recuerde que la auto-justificación fue una de las manifestaciones de la soberbia dada en las definiciones bíblicas en el capítulo uno.  Permítame darle unas definiciones de esta clase de justificación que el hombre ofrece para sí mismo.  (A) Para mostrar una razón satisfactoria o una excusa por haber hecho algo (dicho o pensado algo).  (B) Para ser esclarecido de falta o culpa.  (C) Para defender o sostener o exonerarse uno mismo..  Esto es lo que dice el diccionario en lo que se refiere a la palabra “justificarse”.

Esperé hasta casi concluir este capítulo para hablar de este problema con usted.  ¿Por qué?  Pues, porque aún ahorra mismo está poniendo excusas para justificar sus actitudes o acciones soberbias que le han sido reveladas  por medio de la Palabra de Dios.

Amado hermano o hermana en Cristo, si diariamente se encuentra a la defensiva en sus decisiones las cuales son contrarias al estilo de vida de Jesús, será necesario que  se arrepienta. Usted será víctima de esta forma de soberbia hasta que tenga un espíritu de mansedumbre y humildad.  ¿Cuál forma de soberbia? La de auto-justificación:  Siempre tratando primero de convencerse a sí mismo, segundo, convencer a Dios; y por último al prójimo, de que está en lo correcto.  ¿Está usted convencido que el Espíritu Santo con Su poder de convicción y revelación podría estar inadvertido o malentender sus intenciones?  No se engañe usted mismo.  La auto-justificación es soberbia y Dios la aborrece.  “Entonces les dijo:  (Jesús) “Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; más Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.” (Lucas 16:15).

Mis hermanos y hermanas, tengo una declaración final en este capítulo.  ¡La soberbia es un pecado contra el señor, Dios Omnipotente!  “Altivez de ojos, y orgullo de corazón y pensamiento de impíos, son pecado.” (Proverbios 21:4).  Usted necesita siempre buscar a Dios y reconocer la necesidad del poder de liberación en su vida.  ¡Amén!  ¡Así sea!


La Solución de Dios  

Al llegar a este punto usted debería estar básicamente informado acerca de lo que es la soberbia.  Tengo una pregunta para usted.  ¿Siente que necesita ser liberado de la soberbia. Para aquellos que contesten sí, pondré delante de ustedes las siguientes verdades.

Primero, si usted ha leído estas consideraciones y carece de una relación personal con Jesucristo,  debe darse cuenta y comprender que necesita ayuda para luchar contra la soberbia y sus resultados.  Ahora también dese cuenta desde luego, que la soberbia es una fuerza sobrenatural, que únicamente puede ser vencida por una fuerza mayor sobrenatural.  Como un no creyente (incrédulo) en Jesucristo, usted está tan  incapacitado para derrotar personalmente la soberbia en su vida así como una hormiga es incapaz de mover de su lugar al monte Everest.  Escuche mi amigo, la Santa Palabra de Dios dice: “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” (Romanos 10:13).  Reconozca la necesidad de Su amor y poder sobrenatural.  Si  nunca ha hablado con Dios, permita que este sea ese glorioso comienzo.  No quiero poner palabras en su boca, sino que debe, “Confesar con su boca y creer en su corazón que Jesús es el Señor”, para que así pueda tener en su vida los resultados de la justicia del Señor (obras piadosas, fructíferas por Su poder) y la salvación a través de la fe.”  Vea Romanos 10:9-10 Amp.  …Que Dios envió a su Hijo unigénito para que todo aquel que en El cree, no se pierda…” (Juan 3:16).  Si se está perdiendo en su soberbia, reciba la vida de Jesús, la cual le traerá la solución de su problema.  ¿Cuál es, entonces, la solución?  ¡LA SOLUCION ES LA HUMILDAD!  Ella es exactamente lo opuesto de la soberbia.  Alabado sea Dios por el fruto del Espíritu - amor, gozo (alegría, paz, paciencia (perseverancia), (tolerancia), benignidad, bondad (liberalidad), fe (fidelidad), mansedumbre (humildad) y templanza (domino propio) (Gálatas 5:22-23 Amp.).  ¿No parece esta una mejor forma de vivir?  ¡Amén!  Así que la humildad es esa fuerza mayor sobrenatural, la cual sólo la obtiene y viene del Señor Dios Todopoderoso.  El mundo no puede ofrecer solución alguna, sino, únicamente más problemas.  Recuerde el pasaje bíblico que dice, “PORQUE TODO LO QUE HAY EN EL MUNDO, LOS DESEOS DE LA CARNE, LOS DESEOS DE LOS OJOS, Y LA VANAGLORIA DE LA VIDA, NO PROVIENE DEL PADRE, SINO DEL MUNDO.” (I Juan 2:16). 

            Segundo, espero que si usted es cristiano, ya sea un nuevo convertido o uno que ya tiene algún tiempo de estar en la fe, se de cuenta que también necesita ayuda para vencer la soberbia.  Usted podría decir:  ¿Por qué, entonces, si Jesús me ha dado el poder para vencer la soberbia, todavía soy víctima de esta maldita atadura?  Su carne debe ser traída a sujeción constantemente.  Su mente también debe ser renovada constantemente.  ¿De qué manera?  A través del poder del Espíritu Santo de Dios quien vive en usted.  Vayamos a las enseñanzas de la Palabra de Dios.  La Palabra declara en Gálatas 5:16-17:  “Digo, pues: andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”  En Gálatas 6:7-8 encontramos estas palabras: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.  Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu del Espíritu segará vida eterna.”  El versículo de Romanos 12:2 revela esta verdad:  “No os conforméis a este siglo (mundo), sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

Usted como cristiano debe someterse diariamente a la Palabra de Dios para estar en capacidad de vencer al diablo y a sus espíritus malignos.  “Hijitos míos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido (a los espíritus malignos) porque mayor es el (Espíritu Santo) que está en vosotros que el (satanás) que está en el mundo.” (I Juan 4:4 Amp.).

Estas son las poderosas y preciosas promesas e instrucciones divinas de Dios para usted entonces, si cree y sabe estas y otras escrituras, ¿podría posiblemente ser víctima de la soberbia?  El Señor nos hable en forma directa acerca de éste área en donde podemos fracasar como cristianos.  En Santiago 1:22-25 la Palabra declara lo siguiente:  “pero sed hacedores de la Palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.  Porque si alguno es oidor de la Palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.  Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la ley de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.” Todas las escrituras anteriormente mencionadas fueron tomadas de las cartas (epístolas) instructivas enviadas a la iglesia del Nuevo Testamento de la cual nosotros también formamos parte.  Todos los cristianos tienen la misma responsabilidad de obedecer a la Palabra de Dios.  El mismo Jesús habló estas palabras en Mateo 7:24-27:  “Cualquiera, pues; que me oye estas palabras, las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca..  Descendió lluvia, y vinieron ríos y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.  Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.”  Tenga presente (recuerde) que “Antes del quebrantamiento (la caída) es la soberbia - (altivez, orgullo)…”  (Proverbios 16:18 Amp.).  ¿Está usted edificando su casa (su cuerpo, que como sabe es el templo del Espíritu Santo) sobre la arena de la soberbia?  ¿O la esta edificando sobre la roca de la humildad, Jesucristo, el Hijo de Dios Viviente ¡Aleluya!  Espero que esté recibiendo ayuda en un tiempo de necesidad.  ¡Gloria a Dios!

Como una nueva criatura en Cristo,  debe entender lo que está viendo “…las cosas viejas pasaron, he aquí, todas son hechas nuevas.  (II Corintios 5:17).  Yo creo que estar “en Cristo” es ser hecho a Su semejanza.  ¿Cree usted eso?  Jesús fue humilde y no soberbio; Jesús fue manso y humilde, no inflado ni arrogante; Jesús fue fuerte y poderoso para la gloria de Su Padre, pero no para Su auto-exaltación.  Escuchen estas palabras del Señor:  “…Vosotros sabéis que los gobernadores de las naciones se enseñorean de ellas.  Y sus grandes ejercen sobre ellas potestad (autoridad) pero no será así, entre vosotros discípulos) sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor.  Porque el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido.” (Marcos 10:44; Mateo 23:11-12).  “Bienaventurados los mansos (humildes) porque ellos recibirán la tierra por heredad.: (Mateo 5:5).  Vemos que la humildad es un estado o condición del ser.  ¡La humildad es el estado que nos trae la victoria sobre la soberbia!  ¿No será usted humilde?  Es su decisión.  “…Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.  Humillaos pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte cuando fuere tiempo.” (I Pedro 5:5-6).

En Cristo, Buddy Axley

 
  www.axley.org